Tres jugadas a balón parado le dan la victoria a los rojiblancos en el debut de Tornadijo en una tarde en la que cayeron lesionados Encinar y Dani Hernández

 

A entrenador nuevo, victoria segura dice esa frase tan manida a la que se agarran todos los equipos en apuros que cambian de técnico. Y a entrenador nuevo en el Zamora CF, victoria con mucha seguridad defensiva y con mucho acierto en el juego a balón parado.

Carlos Tornadijo, Félix Arnáiz y Manu Arias desembarcaron en el Ruta de la Plata de la mejor forma posible al conseguir una victoria contundente que permite coger aire a los zamoranos, acercarse ligeramente a los puestos de “play off” y olvidarse de la mala dinámica con la que llegaban hasta la fecha. Y todo esto lo basaron en dos preceptos básicos en el fútbol: defender muy juntos y aprovechar las ocasiones a balón parado.

El Zamora CF le dio el balón al Bupolsa de Manu Cabezas y cerró todas las líneas de pase para que la posesión de los burgaleses fuera estéril. Eso llevó a que el encuentro de los zamoranos no fuera muy vistoso y que sólo quedara aderezado con pequeños latigazos de los rojiblancos cuando conseguían robar la bola.

El primero en avisar fue Silveira, muy activo en la ofensiva de los de Tornadijo, con un disparo que detuvo Raúl cuando el brasileño se quedaba sin ángulo. En el rechace, Fer disparaba y su latigazo se iba a córner.

Lucas Arnáiz salía del banquillo para dar alguna instrucción de última hora en el saque de esquina y Roberto Levas mandaba el balón al primer palo para que Aires lo introdujera en el fondo de la red.

Fueron, a partir del gol, los mejores minutos de un Zamora que intentaba encerrar a los burgaleses en el área del fondo sur del Ruta de la Plata, un área helada que hacía resbalar a todos los jugadores.

Esos resbalones, lejos de ayudar a los zamoranos, les acabaron perjudicando en su intento de aumentar la renta. Primero Silveira, a quien se le fue largo el autopase y después César Simón, que consiguió lograr un córner tras un buen pase de Fer, volvieron a amenazar a los burgaleses.

El balón volvía a la esquina, la misma del 1-0, y Roberto Levas volvía a utilizar el guante que tiene en la zurda para que en esta ocasión fuera Rafael Silveira el que se adelantaba a los centrales y ponía el 2-0. Rentabilidad máxima de los saques de esquina para los rojiblancos.

Aunque restaba un cuarto de hora para que finalizara el primer tiempo, apenas se vieron ocasiones por ambos lados. El Bupolsa Burgos cogió el balón para volver a crecer y los zamoranos juntaron líneas y no permitieron ocasiones visitantes.

En la reanudación intentó cambiar el equipo burgalés para darle la vuelta al marcador pero los zamoranos seguían siendo un equipo muy sólido que viviría la primera de sus dos malas noticias de la tarde. Ángel Encinar caía lesionado tras sufrir un pinchazo en la parte posterior del músculo.

Tornadijo tenía que realizar el primer cambio y dar entrada a Javi Bueno casi al mismo tiempo que Roberto Levas sacaba una falta al corazón del área y Silveira, más rápido que su par, conseguía batir al portero, que se quedaba a media salida.

Quedaba media hora por delante y, lejos de peligrar el resultado, lo que estuvo muy cerca de llegar fue el cuarto de los locales. Primero César Simón se quedaba sólo delante del portero pero el línea señalaba fuera de juego. Después, con el tiempo casi cumplido, Fer tendría una clarísima tras una buena jugada de Aleixo Cabral y de Diego Ortiz, pero su disparo se fue a las nubes. La última posibilidad de los zamoranos para aumentar el marcador la tuvo Javi Bueno, en un mano a mano con Raúl que el portero supo sacar con su pie derecho.

Antes de que llegaran las últimas dos ocasiones de los rojiblancos, Dani Hernández salía a la contra cuando, igual que Ángel Encinar, sufría un pinchazo en la parte posterior del muslo y le llevaba a abandonar el partido y dejar a los suyos con uno menos al haber agotado Tornadijo los tres cambios.

Con esta victoria y el empate del Real Ávila frente al Cristo Atlético, los rojiblancos se quedan a siete puntos de los puestos de “play off” e igualan con la Arandina, otro de los grandes favoritos a entrar en los puestos de privilegio. El cuadro de Tornadijo asciende a la novena posición y tiene a tiro a la Arandina, Cebrereña y Numancia “B”, sus predecesores.